ROSAS BLANCAS










LA SOMBRA SE COMIÓ MI LUZ



Hay un negro silencio en casa,  y todo quebrado está
La boca oscura, es la sombra que se come toda luz
Donde se han quemado mis pupilas
Y a mis tímpanos Les falta el corazón

No hay la niñez ni el ruido, quiero llamar
No hay el aroma de hogar
Todo ha muerto ya,  y los años que construí
Hoy secundan a mí alrededor sus ruinas

Fue un mes de marzo alboreado
Y en la noche me di cuenta que no había hogar
Todo fue tan ligero, la boca negra se comió mi luz
Y hoy,  desconocido soy, veo caminar a pie mi corazón



QUEBRANTO



Hoy me halló la soledad testante
Con su inmenso manto me cubrió para afligirme
Arremetí seguro para no verla en semejante arrebato
Pero ella me alcanzó y  violento
Me arrojó a ese vacío  insondable

Las hojaldres puse  sobre la mesa
Pero no hubo  quien acompañe
No obstante;  mi boca amasó circundante
Con el silencio  fruñido que asechó con su horror
Y  no hallé singular dolor, que no sea, hasta  hoy
Arrebatarse  la propia sangre

Serán mis días de dolor  con ira  y llanto
Serán mis noches tristes  con temor
Más no me alejaré del caudaloso rio
Para  ir en busca de cualquier amor
Porque todo volverá a su cauce



Noche



Noche, que vienes a mí vestida toda
A descubrir mi crepúsculo de negros aguijones
De esta amalgama de martirio de hondos cenotes
Tengo a mi diestra, la copa de vino que destila su aroma

Cautivo soy,    Noche   ...de ti!
Que no adverti, que te vendi mis horas
Para ser confrontado al negro pleamar
Alborotado y tiesto de mis martírios

Oh!  Noche que me cubres todo,  que no te puedo tocar
Que tus manos pones en mi síes,   y en tu vientre mi cabeza
Sumerges tan hondo y desde tu fondo negro
En dos gotas de roció mi rostro haces trinar...

Clavaré la pluma en tu rostro fiero
Y yo escribiré la historia con sustratos de plomo
Y para ti amainaré dos almohadas de cornalina
Para cuando recueste mi rostro inmaterial

  
Las hojas de otoño




Las hojas de otoño se van
Acompañan el peregrinar del viento
Ya volverán un día de primavera

Serán nuevos tiempos, que trae ansioso
El humus del suelo,   .....el aroma fresco de las flores!
De toda vida que cambia y se renueva

Serán nuevos frutos, nuevas flores
Aun los días de otoño conservan su esencia
Que en otro tiempo se vestirá de primavera

Nada oscurece su sentido real, y todo peregrina
Si estás aquí, no dejes de alumbrar una vida
Cualquier tiempo es bueno, y bueno es todo lugar


Abigail
      Enfrentar el límite




Está lloviendo en casa, objetos y sonidos
Se funden con la lluvia
Gotas gruesas de color,  traen consigo la pérdida del sueño
El tiempo no termina,  y nunca está en calma
La lluvia aún sigue cayendo,  y yo,    ...Yo no  lo puedo averiguar
Sera el fiero deseo de los Dioses? 
O  será el tormento de todo tiempo
El recuerdo de las cosas de todo lamento
Puedo aun recordar tu garganta cuando era rosa
Tu garganta de suaves sonidos
Que traían gratas melodías a mis oídos
Sinfonía que satisfizo
Los más solemnes momentos de mi soledad
Sinfonía que no se apaga, 
Aun cuando besaba tus dientes de ratón

Hoy la  percusión entre el pasado y el presente
Traen consigo el límite del tiempo
Tu garganta con espinas retumba mis oídos
Y los latidos de mi corazón tampoco se callan
La lluvia negra ha tocado mi rostro
Por siempre separados tú y yo, debemos enfrentar el límite
Así como la guerra fría, en rebeldía contra el mundo
Debemos detenernos, y mirar cuanto anduvimos
Respirar y cambiar el final
Aunque no podamos,  contra la voluntad del cielo
Aunque no podamos,  contra la voluntad de los Dioses


 Abigail
  Recuerdos



Muchos recuerdos vienen a mi mente
Otro día fueron reales y hoy,   la memoria empieza a matar sus días
Por ejemplo,   me acuerdo que estuve contigo,    ... en las noches de invierno
Y en las de verano
Las primaveras reposaron en nuestras manos
Y nos abrazábamos en cada historia
Triste nos mirábamos

Memoricé tu rostro el día en que te fuiste
Y tu llanto se grabó en mi recuerdo
Muchas veces te observé por las noches
A los ojos de la luna y con el resplandor de mis emociones
Los tocados, aún conservan las gotas del rocío
Los funerales de las plantas el olor del humus
Y en el  trecho de la tierra seca, murió todo fruto
Solo las huellas de tus pies,  quedaron 


 Amadalí
      La Luna está conmigo


La luna  ha venido y  conversa  conmigo
Vestida de diosa arrastra su iluminado atuendo
Imita  a la diosa  Atenea, la Hija de Zeus 
La diosa de la sabiduría, que fiel compañera
Venía a curar  la confusión de Odiseo
El humano  que desafió a los Dioses
Hoy viene a curar este corazón afligido
Extraña historia y la misma naturaleza de los Dioses
Que desconocemos,

Debemos vernos y conversar, conocer nuestros deseos
Hoy quiero Acompañar tus actos y quehaceres
Mi pequeña delgadez, cuanto te quiero 
Recuerdo cuando me ensuciabas el traje al correr
Trastabillante tus tiernos pies, terminabas en mi cuello
Ensuciando mí traje azul, tus piernas temblorosas y débiles
Lograbas por fin tu cometido y eran de golpe tus besos
...Eran!    los primeros besos de tus dientes finos.


   Amadalí
             Contemplación





He contemplado con admiración tu delicado rostro y fresco
Mientras dormías, dulce y serena te veía, reposando en tu lecho
Tus pensamientos se movían en huestes de alabastro
Eran entonces, las noches de dulzura de tu gesto de encanto

Fue así que me adueñé algunas veces de tu indefenso sueño
Te veías tan dulce, que advertí besar tu más noble gesto
Cuando las noches más puras traían consigo la ternura de tus manos
Trémulo  entonces  quedé, sosegado por el respiro de tu frescura

Así quedó en mi recuerdo tu imagen de aquella vez
Y tú encanto de luna, cuando urdías entre mis brazos y mi tez
Eran los días que te ibas y venias como al vino las uvas
Más cuando estuviste, éramos dos gotas de roció de sublime hermosura 


Analí
      Viejas memorias




Corría  mucho frio en mi almohada
Y osaba mi ánimo levantado para caminar
Un atrevido viento acarició mi rostro
Y el carbón fundido esperó para calentar mis pies
 Aun el suelo frio penetró mis huesos, y es frio, muy frio

Nunca la casa estuvo tan sola
El jardín olvidado, el pasto seco y las plantas se volvieron de amarillo
Los nidos desprotegidos han caído y los pájaros se han ido
Esta es una  noche de viejas memorias

Tengo el corazón entre la noche a prueba y taciturno 
Sin lograr conciliar el sueño, bardo soy,   ... de mis emociones
Y de todo  dolor  en  este  cáliz  que bebo, la noche tan negra
Como toda  sombra de voz que llama, sin poder verla
  
  
Analí
     Te pareces a la luna


Es difícil vivir en tu ausencia, es difícil
Desde que te has ido, nunca pude  ver la luna
Sin embargo hoy su luz, cubre  el techo de la casa
Asombroso esplendor  que  hoy,  me ha tocado.

Pensé que eras  tú,  que de pronto 
Querrías   Verme de cerca.
¡Es que se parecía tanto  a  ti!
Dicen que tardará otros cuarenta años en regresar

Tal como fue  hoy, en  cuarenta años ya  seré un anciano
O talvez ya no esté por aquí y entonces ya no la vuelva a ver
Como quizá tampoco vuelva  a verte otra vez
Si eso sucede, después que mis ojos se cierren
Nunca dudes lo mucho que ame estar contigo,
Lo mucho que te quise y lo mucho que aun te quiero

Y como no has de serlo?   .....Si fuiste mis claras mañanas
Mi aurora y mi alborada de todo tiempo
Era la luna  llena del día catorce de diciembre del dos mil ocho
Nunca olvides este momento,  la luna se parecía tanto a ti!


 Natalí
      Si tú estuvieras  aquí




No hace mucho frío  hoy por la mañana
Y no parece soplar viento alguno
Que pueda ahuyentar la gruesa capa de nube gris
Que se ha postrado encima de la casa
Nada de eso sería más importante hoy,
Si tú, estuvieras aquí

El  cielo  dejará escapar una fría llovizna
Parece que tal cosa complacerá a los dioses
Pero si tú estuvieras aquí, tu sonrisa 
Cambiaría este día de otoño,
En un día de primavera
Habría mucho que hacer……
Si tú, estuvieras aquí

No hay mucha luz  en casa
Y  el aire parece que no quiere entrar
Tengo espinas  en la garganta   y aún
La noche  me acompaña
Rosa seria mi garganta
Más aire habría Y mío seria el día
Si  tú,  estuvieras aquí


  Natalí  
Tardes de  amarantos



La ternura de tus manos,
Han cerrado las grietas infinitas
Que surcaron alguna vez
Los días de quebranto con tu partida
Tus suaves manos, atildadas
Por los lirios de los campos
Hoy enseñorean la gracia  de tu honrosa gratitud
Eres alma de amores, de compasión generosa
Eres  cielo ensalzado, de atracción virtuosa

Las flores de amaranto,
Que orgullosas visten por quien las desea
Coinciden con el calendario del año, cuando sus tardes
Visten el color naranja   ...Así eres  tú!
La tarde que se va estrellada al infinito
Que viene contigo el crepúsculo embellecido
Y hace brotar la más sublime ternura de tu mirada 

Son  tardes de amarantos.
Ayer tuve tu recuerdo y avizoré tu destino
Hoy estas aquí, como la oruga que vuela en gala  el cielo enrojecido
Que penetras  en vaivenes por mi olfato
Que te mueves en vaivenes por mi sangre,
El cielo  prepara el escenario las abejas disfrutan de las viandas
Que consumen el postre dulce de las flores   
El sol en el ocaso, es testigo…  Son tardes de amarantos


NIÑA MORENA



Niña de la planicie morena, de llanto agudo
El sol ha  endurecido tus fibras
Ha hecho tus ojos profundos, tu pelo cobrizo
Y en el lecho en que resides  tu nariz de algodón

Brota de tu estero luz
Y de la historia de tu tierra, dones
Como el colibrí que vuela en el extenso llano
Como todo misterio, aunque todo en ti es plenitud

Niña morena de laceado pelo
El sol te ha formado en cada hebra
Pero tienes el llanto enfurecido
Que aleja la pleamar infinita

Todo de ti se aleja, desde  la centella calurosa
Has vencido en esta tierra y en el seco cielo
Y mis ojos hondos han caído, son tristes y vacíos
Pero tus ojos, profundos son, profundos como dos remansos


 Me voy para Lima



Hermano mío, me voy mañana a lima
Pero no te contaré, escuerzo es mi deseo y secreto
Que no se entere el tutor que yace dormido en su orfebre
Hoy conmutaré el polvo de mis pies, a cambio de mi libre sueño,

Al otro día veré,  de la capital sus cielos
Escribiré lo que tanto se ha escuchado 
El cielo gris sin fondo y su laberinto pasamayo
La grey de octubre,

El vapor de sus fábricas y su tránsito lado a lado
En el otero de san Cristóbal estaré,  y de la limeña
Su alameda pisaré, me voy mañana a lima
Allí estaré y en una tarde de marzo escribiré el verso


   Sepulcro


Sepulcro que guardas mis recuerdos
Como  sólido acero
Cuando penetras la puerta de mi memoria
Hoy que está tan lejos, hoy que no la tengo

Sepulcro de húmeda añoranza
Que lavas mis ojos en este cautiverio
Que devoras todo aliento que sale de mi boca
Pregunté entonces al viento, por este martirio tan hondo

Sepulcro que agitas mi alma y enrojeces mis ojos
Es triste  el recuerdo cuando me asomo
Son días de otoño que lavan mi rostro
Marchito es mi sueño que lava sus lágrimas


     tu partida






Nadie me da razón de tu partida
Pero algunos dicen que  andabas altiva
Con horizonte claro  que  fijaba  tu  mirada
Eras la de cabellos largos recogidos en trenzas de espiral

Tenías entonces un rostro de lino, yo sonreía a tu espalda
Deseaba morder tus orejas sin poderlas alcanzar
Jugué entonces con tus trenzas enroscadas
Cuando me cargabas cada vez  en tu espalda

Cuando partiste debiste hacerlo  entre pañuelos alzados
Entre caminos de nube que entonaban tu paso
Con voces y sonidos que surcaban los cielos
Llama de amor que lo diste todo, te quedaste en mi recuerdo

También el viejo entristecido quedo por los vientos
Que traían consigo tus suaves caricias
Te recordaba mirando la luna con silbos de huayno
Con aliento de coca y tacos de cal, te grabaste en su memoria

Fúnebres momentos después de tu partida
Que dejaron  la mente confundida y un hueco en el corazón
En vaivenes sin fondo debió tomarse  una decisión
Perturbadores destinos, que cruzaron espacios de trágica ida


                                            El cabello de mi  madre




 El cabello de mi  madre, nunca llegó a ser blanco
Era  seductor como las perlas azules desde la fuente
Era la explosión  del color negro y el azul claro
El viento con asombro  contemplaba sus destellos

La miré y vi sus ojos muertos entre ácidas aguas
Cuando cruzó  el roble de Líbano, el ángel cuidaba  la puerta
Ahí sucumbieron los ojos de mis hermanos,  en aguas de sal
Y el corazón de mi padre fue herido con fuego

Yo no sé lo que pasa,  mis ojos no lloran
No sé adónde se fue mi madre, pero jamás regresó al hogar
Viscerales días que entristecen la memoria
Y  la ausencia de su noble amor  trecho a trecho
Ansiosa nos fulmina el corazón

Aunque mi dulce madre, antes de irse acarició mi calva
Yo la vi cuando cruzaba la puerta del endurecido roble
Para entonces no lloraba,  nunca supe lo que pasó 
Pero antes de  entrar,  en su último paso me miró,   ....Y sonrió!


 EL HOLLADO DÍA




Cuando cerraste  tus ojos
Los negros círculos de la muerte se acercaron a mi
Para llevarse la luz azul de tu mirada
Debieron ser los tiranos de la parca
Que furiosos vinieron para arrancarte la vida
Nunca más escuché la voz de  tu alborada
El asfódelo de los campos se tronchó asimismo
Una  y  otra  vez,  al no sentir  el tocado de tus pasos

Tu estancia vi,   …la vi estremecerse en el delirio de las noches
Cuando rendías cuenta con la luna, mientras el cielo
Aparrasado de la casa  arrojaba sus frutos aromados,   … y  quietos,  esperaban la arrancadera del medio día
Toda pura la mesa del antiguo cedro,   …lozas y vasos floreados
Alimentaron nuestras bocas  sencillas
Mientras el campo  florecía afuera, siempre  esperó de  tus manos
… Ay de mí!  Cuando la escuelita fiscal me arrebató,  a cambio de tu regazo  

Te vi despedirte siempre de la luna, a las  once,  a las doce
Y las noches abrazaban tu recuerdo  en su vientre oscuro
Tal vez la buscabas,    … mas no hallándola!
Tus ojos estampados fueron arrojarse al vacío
Inerme tu lecho esperó  por siempre,
Hasta la última vez… De ese hollado día


Han cerraron sus ojos





Han cerrado sus ojos, que aún los tenía abiertos
Cubrieron su cuerpo en sábanas blancas
Unos   sollozaban,  otros  en silencio
En la triste alcoba de la casa, a un  rincón me quedaba
Llorándole  Llorándole  a mi padre
La luz que fuertemente ardía, arrojaba al suelo la sombra del lecho
Y entre aquella sombra se veía,   .....La forma del cuerpo!                
De la triste  alcoba  al igual  que  yo, todos salieron
A  bendecir el cadáver, de pálido resto

Con la noche  vino muerto!   ... y al alba vinieron los clamores
Con sus ojos profundos el pueblo y  con sus mil rumores
De casa en hombros lleváronle,   ....A darle el entierro!
Falleció mi padre, repetíame  siempre
Medité un momento, clamé dios mío,   .....Que solo me quedo!
Y vi mis días que iban lentos,   tragándolos la violenta horda de mis pesares
De ver  que cambiaron  de forma, tan pronto  los objetos
Misteriosas ideas que levantan,  la caída del sueño

Mi pensamiento que en ronda silenciosa, daba vueltas 
En torno a mi cerebro, poco a poco movíase en un compás más lento
Puse las manos sobre el pecho, y avivó mi alma la sed de lo infinito
La lucha de esa vida y la muerte, lo que en  un instante  fue un siglo
Clame  y dije, a quien yo quería,   ....Ha muerto!.


                                RHIANNA




Rayo de Luz  que  apareces  en  los cielos del norte
Que enciendes las almas  que dormitan el universo
Aquellos de la simiente, ya  te vieron desde el cielo
Tu primer llanto acariciaba de tu  madre su sueño

Desde los cielos del Norte  y  los cielos del sur
Eran tus destellos afligidos,  en espera los vientos   
Entre corazones humanos y  estepas, corazón de  cometa 
Con dolores de parto apareciste en la tierra,  

Las estrellas exclaman en cada recodo del universo
RHIANNA de los cielos, RHIANNA  la estrella
RHIANNA de los vientos Y  la tierra,
Que brota de sus pétalos la rosa,  entre aplausos y estelas


Crepitosa muerte





Crepitosa fue la muerte de mis ojos mancebos
En el rescoldo etéreo que descubrió mis pies
Como la amordaza del perro 
En las manos de quien sabe quién
Que viene de muy lejos su aullido

Crepitoso es,  crepitoso todo momento
Porque no te vas tristeza, a testar tu propia estría?
Bardo soy en mi corazón y tiesto en el ofertorio
Que vi morir los pinos, cortados por mano ciega

Sus cuerpos vi caer, y serán por siempre mis ojos muertos 
Cuando no halle la sombra que confronte el sol
No será más, la alfombra que amortiguó mis pies
Porque toda vida se pesó en dinero


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Melodia

Loading...